Cuidar cabello y piel

¿Qué le pasa a mi piel?

 

Llevaba una temporada notando mi piel mucho más seca de lo que yo ya la tengo. La piel se veía deshidrataba y estaba menos luminosa, formándose arrugas más profundas y numerosas con mayor rapidez.

Con solo con sonreír o fruncir el ceño empezaban a aparecer pequeñas arrugas que con los días se iban convirtiendo en líneas bien visibles. En mi caso especialmente en la frente y la comisura de los labios.

Empezaba a notarla mas flácida y descolgada, en general. De repente se me estaban acumulando los años por días.

 Yo tengo un color de piel moreno y muy bonito, pero desde que empezaron los cambios hormonales de la menopausia, el tono ha dejado de ser uniforme y me han salido algunas manchitas oscuras, sobre todo cuando salgo a pasear o al campo y me da el sol.

 Por lo visto la reducción de los estrógenos hace que se reduzca también el colágeno, lo que tiene unos efectos negativos para nuestra piel. Es imprescindible cuidar cabello y piel bien en este etapa.

Durante la menopausia, la piel pierde colágeno con rapidez. Los estudios muestran que la piel pierde casi el 30% de su colágeno durante los primeros cinco años de la menopausia.

Después de eso, disminuye de forma más gradual. Las mujeres pierden alrededor del 2% de su colágeno cada año durante los próximos 20 años.

¡Qué cantidad de pelo se me cae!

También empecé a notar que se me caía el cabello mas que antes y que estaba más encrespado, seco (y eso que yo solía tenerlo un poco mas graso) y con menos brillo.

Ahora al hacerme la coleta se me queda mas fina que antes…la verdad es que me asusta un poco. Si bien es cierto hacerte una coleta es muy socorrido pero  no es lo más sano para el pelo. Intento usar coleteros suaves y muy elásticos y evita las coletas muy tirantes.

Lo que peor llevo es ver la cantidad de pelo que se me cae cada vez que me lo lavo. ¡Mi pelo ya no es el de antes!

Aquí te dejo este post donde te explico en detalle como afectan a nuestro cabello los desequilibrios hormonales durante la menopausia.

Consejos para cuidar cabello y piel

  •  Comer sano y equilibrado, es un pilar básico para aliviar y reducir los síntomas de la menopausia. Lo recomendable es incluir en nuestra dieta alimentos nutritivos que incorporen proteínas, fibra (granos integrales, legumbres, frutas y verduras frescas), carbohidratos complejos, sin olvidarnos de las grasas saludables, todo ello en porciones equilibradas.

  • – Incorporar alimentos que incluyen fitoestrógenos (con efectos similares a los estrógenos naturales) aliviando así los síntomas del cambio hormonal. Se encuentran en la soja, linaza, ajo, perejil, fresas… 

  • Tomar alimentos ricos en Calcio, vitaminas A (antioxidante), C (sintetiza el colágeno) y E (combate los radicales libres). Estas vitaminas están presentes en frutas, frutos secos y verduras, entre otros alimentos. 

    – Toma alimentos ricos en hierro, tiene un papel muy importante a la hora de prevenir la caída del pelo.

  • – Incluye alimentos ricos en biotina, se la denomina la “vitamina del crecimiento del cabello”, presente en: pescado, nueces, pollo, lechuga, tomate y zanahorias.
  • – Buena hidratación. Bebe agua y/o infusiones. Cuida tu piel por dentro. Quien no ha tomado una infusión de té verde, rooibos cola de caballo , pues bien yo también me he aficionado al jenjibre (quien me lo iba a decir). Los ácidos grasos que contiene son perfectos para cuidar y restaurar el cabello más débil. Tiene propiedades antiinflamatorias y antisépticas y estimula el crecimiento del cabello, ya que mejoran la circulación sanguínea del cuero cabelludo.

  • – Ponte protección solar a diario: evita las horas de mayor exposición a los rayos ultravioletas (de 12 de la mañana a 4 de la tarde). Utiliza la crema solar aunque esté nublado.

  • – Incluye en tu rutina diaria cremas hidratantes para la cara y también para el cuerpo. Aportarán la humedad que se está perdiendo. Durante el día se aconsejan cremas nutritivas y antioxidantes: por ejemplo el ácido hialurónico restaurará la elasticidad de la piel.

  • – Los masajes faciales contribuyen a la firmeza de la piel y ejercen un drenaje linfático eliminando toxinas, así que inclúyelos en la rutina.

  • Las vitaminas C y E son excelentes por sus propiedades antioxidantes. Por la noche, recurre a cremas que regeneren (con ingredientes estimuladores del colágeno). A mi me va muy bien este serum facial con vitaminas.

  • – Elimina los malos hábitos como fumar y beber alcohol que contribuyen a acelerar el envejecimiento de nuestra piel.

  • – Lava y desenreda el cabello con agua tibia (no muy caliente, para no quemar la piel del cuero cabelludo), y aclara con agua fría para darle más brillo al cabello. El agua fría, aumenta el flujo de sangre en la cabeza, aumentando el aporte de nutrientes (agua y oxígeno), y beneficiando un pelo más sano.

 

  • Practica ejercicio de forma regular,  ayuda a oxigenar el cuerpo, mejora nuestra circulación sanguínea y activa los folículos capilares favoreciendo el crecimiento del cabello. El ejercicio físico también tiene un efecto en la estética porque “estimula la producción de colágeno», que se notará en la piel y en las articulaciones. 

  • – Utiliza técnicas de respiración y relajación. Además de fortalecer el sistema inmune, mejora el funcionamiento de los órganos y es un buen regulador hormonal, afectando a la piel de manera directa, así que podríamos decir que es un calmante para la dermis.

También te puede interesar…