El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en mujeres de todo el mundo.

El cáncer de mama es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de la mama.

El cáncer no es una sola enfermedad, sino un grupo de enfermedades relacionadas. Nuestros genes, el estilo de vida y el ambiente que nos rodea, actúan en conjunto para modificar el riesgo de cáncer, ya sea al aumentarlo o disminuirlo. El riesgo de presentar cáncer en cada persona es una combinación de estos factores.

Cáncer de mama ¿el más frecuente durante la menopausia?

Las enfermedades malignas de la mama son más frecuentes durante la transición a la menopausia y la post-menopausia.

La edad es el factor de riesgo más importante para el cáncer de mama.

Hoy en día, el cáncer de mama se da en todas las edades. Nos encontramos con mujeres de 25 y 30 años que padecen esta patología, pero las posibilidades de desarrollar la enfermedad aumentan con la edad, alrededor del 95% de las mujeres diagnosticadas con este tipo de cáncer cada año tienen más de 40 años, y aproximadamente la mitad tienen 61 años o más.

Cáncer ginecológico

Los únicos cánceres ginecológicos que podríamos decir que son estrógeno dependientes (es decir dependiente de la hormona sexual producida principalmente por la mujer), y no en todos los casos, serían el cáncer de mama, aunque no todos los cánceres de mama son estrógeno dependientes, y  el cáncer de endometrio.

 «El estrógeno estimula el tejido mamario, y cuanto más tiempo los senos estén expuestos al estrógeno con el tiempo, mayor será el riesgo de cáncer de mama«, Joann V. Pinkerton, MD, director ejecutivo de la Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS).

¿Cómo nos explicamos la paradoja de cánceres estrógeno dependientes en esta etapa de la vida si los niveles de estrógenos tienden a bajar?

El tumor mamario estrógeno dependiente es el más frecuente en el cáncer de mama que aparece en la menopausia. El por qué se presentan en estas edades responde a distintos factores:

Uno de ellos puede ser que muchas mujeres usan determinados medicamentos para controlar los síntomas de la perimenopausia y postmenopausia que pueden hacer aumentar el nivel de estrógenos. También el estilo de vida es otro de los factores determinantes que hacen que se presenten con mayor frecuencia este tipo de cánceres en estas edades.

Terapia hormonal para los síntomas de menopausia

La mujer que considere recibir terapia hormonal para la menopausia deberá hablar con su doctor de los posibles riesgos y beneficios de la misma.

El estrógeno, la progestina (progesterona) o ambos se administran para reemplazar el estrógeno que ya no producen los ovarios en las mujeres posmenopáusicas, o en aquellas a las que se les extirparon los ovarios.

Esto se llama Terapia de Reemplazo Hormonal (TRH) o terapia con hormonas (TH). La TRH/TH combinada contiene estrógeno con progestina. Este tipo de THR/TH aumenta el riesgo de cáncer de mama.

Hay estudios que muestran que cuando las mujeres dejan de tomar estrógeno combinado con progestina, disminuye su riesgo de cáncer de mama.

CÁNCER DE MAMA EN LA MUJER PREMENOPÁUSICA

Cáncer de Mama y Menopausia Precoz

Diferentes estudios demuestran que las mujeres que han pasado por una Menopausia Precoz, tienen menos riesgo de padecer cáncer de mama.

Por ese lado es muy buena noticia, aunque hay que entender que, la Menopausia Precoz conlleva serios trastornos físicos y psicológicos.

Por lo tanto, cuanto más tarde se llegue a la menopausia y a padecer los diferentes síntomas, será mejor para mantener una buena calidad de vida. 

Cáncer de Mama y Menopausia natural

Una mujer con una menopausia natural a los 45 años tiene la mitad de riesgo de padecerlo que la mujer que tiene la menopausia a los 55. 

Cáncer de Mama y Menopausia tardía

Las mujeres que tienen una menopausia tardía, que ingresan a la menopausia después de los 55 años, tienen un mayor riesgo de sufrir cáncer de mama.

Cuanto más años menstrúa una mujer, más tiempo está expuesto el tejido de la mama al estrógeno.

CÁNCER DE MAMA EN LA MUJER POSMENOPÁUSICA

Las características del cáncer de mama son diferentes en la mujeres premenopáusicas que en la posmenopáusicas.

El cáncer de mama es más letal a partir de los 75 años

Un estudio ha revelado que el riesgo de morir a causa de este cáncer se incrementa hasta un 63 por ciento en las mujeres que superan los 75 años de edad, en comparación con las menores de 65 años.

Los autores del estudio atribuyen esta diferencia en las tasas de mortalidad a que las mujeres más mayores no recibieron tratamientos de quimioterapia y radioterapia tras la cirugía.

Así, los investigadores comprobaron que, en el caso de las menores de 65 años, el 75% se sometieron a radioterapia, y más de la mitad (51%) recibió un tratamiento con quimioterapia, mientras que en las que superaban los 75 años de edad estos porcentajes se redujeron al 50% en el caso de la radioterapia y tan solo el 5% fueron tratadas con quimioterapia.

Aunque en los últimos años la mortalidad por este cáncer ha disminuido significativamente, los investigadores señalan que las mujeres más mayores, y especialmente las que tienen más de 75 años, no obtienen tantos beneficios como las más jóvenes con los tratamientos de quimioterapia.

A consecuencia de su edad, los efectos secundarios de este tipo de terapia generalmente son más graves, por lo que se debe valorar la posibilidad de que un tratamiento demasiado agresivo pueda ocasionar más problemas a la paciente que la enfermedad que padece.

Factores de riesgo a tener en cuenta:

Existen otros factores de riesgo a lo largo de la vida de las mujeres:

  • La edad de la primera menstruación (menarquia) y la edad de la menopausia.
  • La edad del primer embarazo.
  • La densidad mamaria.
  • Las patologías benignas de la mama previamente diagnosticadas.
  • La radiación previa.
  • La historia familiar.
  • El tabaquismo.
  • TH y post-menopausia.
  • La anticoncepción hormonal oral.

Prevención del cáncer de mama con hábitos saludables

«uno de cada tres cánceres son evitables si llevas un estilo de vida saludable»

%

% cáncer evitable llevando hábitos saludables

Recuerda que los  hábitos saludables  son uno de los pilares básicos para reducir la probabilidad de sufrir cáncer de mama y que debe integrar una alimentación sanaejercicio físico y control del estrés (a través de una actitud positiva).

Puedes encontrar más información sobre el cáncer y la menopausia en:

También te puede interesar…